Impresoras de Matriz de Puntos

Las Impresoras de Matriz de Puntos o Matriciales se usan en aplicaciones especiales.

Si existe un equipo periférico que no ha sido descontinuado por las nuevas tecnologías, este es la impresora matricial. Fué muy popular de los años 1970s a los 1990s en los hogares y oficinas y aún en el inicio del siglo XXI cuenta con un nicho de mercado por su bajo costo de impresión. Se sigue utilizando para imprimir cierto tipo de documentos, como recibos, cheques y otros.

Estas impresoras utilizan un conjunto de agujas de cabeza redonda que golpean una cinta entintada contra la pagina. Las agujas están dispuestas en una matriz rectangular. Diferentes combinaciones de agujas forman los distintos caracteres e imágenes.

Con el paso del tiempo  han sido sustituidas en muchos ambientes por sus competidoras, pero todavía son irreemplazables en algunas tareas, sobre todo para imprimir texto.

Por ejemplo, son las únicas que permiten obtener varias copias de una misma impresión en un solo paso. También permiten usar cada copia de papel de diferente color.

Sus características básicas a considerar son la velocidad y la calidad de impresión. La velocidad se mide en cps o caracteres por segundo. La calidad normalmente viene marcada por el número de agujas de la matriz, que suelen variar entre las 8 y las 24 agujas, siendo mejor entre mas agujas tenga.

Sus principales desventajas son el elevado ruido de operación y su poca definición. Pero en cuanto a ventajas podemos, considerar su bajo costo de operación y mantenimiento.

Las impresoras matriciales que se venden en la actualidad son de las marcas Epson y Panasonic, siendo las primeras las predominantes.

Aplicaciones

Hoy por hoy, las Impresoras de matriz de puntos son recomendables unicamente para la impresión de texto, siempre que este no requiera gran calidad, y principalmente cuando la aplicación exige el uso de formas continuas.


Regresar arriba en Impresoras de Matriz de Puntos

Regresar a la introducción de Impresoras

Regresar a Home